Bakeola, Convivencia, Conflicto y Derechos Humanos lleva más de diez años realizando distintos proyectos en el ámbito de la memoria reciente, más concretamente sobre todas aquellas consecuencias derivadas del terrorismo y la violencia política en Euskadi. Una de las consecuencias que más atención requiere es el reconocimiento y la reparación de las víctimas. Con ellas y con distintas personas expertas en esta materia, Bakeola-Fundación EDE organizó en el edificio La Bolsa de Bilbao el 9 de noviembre una Biblioteca Humana. Un espacio donde se pudieron “consultar y leer” mujeres y hombres portadores de historias de vida con algo en común: la experiencia de haber vivido las consecuencias del terrorismo y la violencia política en primera persona.

Las ‘Bibliotecas Humanas’ son espacios, lugares de encuentro y diálogo entre personas que en condiciones habituales no hablarían entre ellas, bien porque no se cruzarían jamás, bien porque no se atreverían a hablar de ciertos temas, por lo que para ello necesitan un espacio seguro e íntimo que garantice la escucha activa y el respeto. Por lo tanto, esta iniciativa busca, al igual que una biblioteca, ampliar perspectivas, deshacer prejuicios, brindar conocimientos, transformar imaginarios y, en consecuencia, promover la cohesión social.

Los objetivos que se han pretendido lograr con esta iniciativa han sido los siguientes:

  • Apostar por la empatía como valor fundamental que nos permita entender, comprender y apoyar a las víctimas de vulneraciones de derechos humanos.
  • Promover el diálogo, la tolerancia y la comprensión hacia las víctimas del terrorismo.
  • Propiciar el diálogo entre personas que en condiciones normalizadas no se hubieran juntado.

En este caso, y con motivo de la celebración del Día de la Memoria, la Biblioteca Humana se conformó de doce “libros humanos” que tienen en común haber vivido las consecuencias del terrorismo y la violencia de motivación política en primera persona. Doce historias de vida muy distintas, pero todas ellas imprescindibles y complementarias: víctimas de ETA, los GAL, de abusos policiales, de coacciones políticas, de amenazas y extorsiones compartirán con aquellas personas que quieran participar lo más valioso que tienen: sus vivencias y el recorrido emocional por el que estás les han hecho transitar. Para ello, el encuentro se organizó mediante distintos “turnos de lectura”, es decir: de conversaciones íntimas de una o dos personas por cada “libro humano”.